Nueva Comisión de Osteopatía del ICOFCV

El Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad Valenciana cuenta con una nueva Comisión de Osteopatía impulsada por un grupo de colegiados interesados en esta área. El objetivo principal es darle peso como formación de posgrado del fisioterapeuta y reforzarla como competencia exclusiva del colectivo.

Nueva Comisión de Osteopatía del ICOFCV

El Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad Valenciana cuenta con una nueva Comisión de Osteopatía impulsada por un grupo de colegiados interesados en esta área. La Comisión está formada de momento por trece colegiados, entre ellos, Manuel Peinado Asensio, coordinador de la misma. 

La Comisión nace con unos objetivos principales, entre ellos, poner en valor la formación en osteopatía del fisioterapeuta como especialidad en el campo de la fisioterapia, como lo son también la terapia manual, la terapia manipulativa y la quiropraxia, todas ellas reconocidas como técnicas y métodos específicos de intervención en fisioterapia en la orden CIN/2135/2008.

Otro objetivo es acreditar la evidencia científica de la osteopatía, dando a conocer este aspecto tanto a los fisioterapeutas colegiados como a otros profesionales sanitarios y a la población en general. En este punto, los miembros de la comisión subrayan “la preocupación de nuestro colectivo por el riesgo de pérdida de competencias que consideramos nuestras y que, los últimos acontecimientos y la falta de corporativismo por parte de algunos, ponen en entredicho. Por ello, queremos demostrar la evidencia científica de la osteopatía”. 

Entre los objetivos, también tienen previsto contactar con las distintas escuelas de osteopatía registradas en la Comunidad Valenciana con formación dirigida a fisioterapeutas y con las distintas comisiones homólogas de otros colegios autonómicos de fisioterapia (Cataluña, Galicia, Madrid, Extremadura y Murcia), con el fin de unificar criterios al respecto de la osteopatía.

Así mismo, iniciarán acciones junto con el Colegio para la realización de actividades como jornadas, congresos, ponencias, etc. sobre osteopatía, “pudiendo invitar para ello a personas de reconocimiento dentro de dicho campo”.

Controversia con las pseudoterapias

Respecto al hecho de que la osteopatía esté en estudio por parte de la Comisión de Sanidad del Gobierno como posible pseudoterapia, aseguran que el problema es que existe “mucho desconocimiento” acerca de los fundamentos de la osteopatía actual. “Es cierto que en un primer momento entró en el ‘saco’ de las posibles pseudoterapias, y en un primer informe previo se dejó ‘en estudio’. Consideramos que el Ministerio tomó esta decisión de forma precipitada y sin una exhaustiva búsqueda bibliográfica. Con posterioridad, distintas instituciones ligadas al campo de la osteopatía les han entregado varios informes, como el del SEFITMA (la Sociedad Española de Fisioterapeutas Investigadores en Terapia Manual), que con más de 300 artículos científicos (ensayos clínicos y revisiones sistemáticas) da soporte y fundamento a la osteopatía como una disciplina terapéutica rigurosa. Es más, en muchos países de nuestro entorno es una profesión reconocida, que se imparte en las universidades y muy aceptada por la población”.

Aseguran que la práctica basada en la evidencia “debe aunar la evidencia científica, la evidencia clínica y variables como la satisfacción del paciente, y en esto la osteopatía tiene muchos puntos a favor”.

Áreas de actuación

La osteopatía es reconocida por la parte estructural, por ejemplo las manipulaciones vertebrales, pero manifiestan que hay cierto desconocimiento acerca del campo craneal y visceral. Para los colegiados que no están al tanto acerca de este abordaje, apuntan un dato: “El 66% de los pacientes que acuden a urgencias, por ejemplo, a un servicio de gastroenterología, son filiados como problemas funcionales, que son los que tratamos en la consulta osteopática. Algunos ejemplos con respaldo científico son el tratamiento del ERGE (Enfermedad por reflujo gastroesofágico), la Hipertensión Portal o el Estreñimiento funcional, entre otros”. 

Además, la Comisión explica que hay evidencia sobre efectos fisiológicos en el control de la frecuencia cardiaca, con técnicas craneales y viscerales, la tensión arterial, la saturación de oxígeno cerebral, las contracciones uterinas en embarazadas,… “Hay sobrada plausibilidad biológica que anima a apoyar la investigación y seguir trabajando para aportar más evidencia en estos campos. El camino se hace andando y así han crecido todas las ciencias”, recalcan.

Respecto a las competencias del fisioterapeuta y de otros profesionales en el tratamiento visceral, indican que “la parte visceral de la osteopatía se dirige más a los trastornos funcionales que a la patología en sí, que efectivamente sería el cometido del médico. Esto no quiere decir que en caso de patología no podamos intervenir, pero ahí ya es más trabajo del médico, e incluso en algunos casos habría alguna contraindicación a nuestra intervención; y de la misma manera en otros campos. En nuestra opinión el trabajo osteopático tiene un gran componente de transversalidad y por ello debemos colaborar no sólo con médicos, sino también con podólogos, optometristas, nutricionistas, psicólogos, etc. de tal manera que en lugar de hablar de intromisión en competencias de otros profesionales, realmente se trata de una colaboración profesional con el objetivo siempre de buscar lo mejor para el paciente”.

Para finalizar, la Comisión de Osteopatía hace un llamamiento a la participación de “todos los compañeros que tengan algo que aportar a la osteopatía dentro de la fisioterapia”.